Inicio ⁄ Jornada Mundial de la Juventud Rio 2013 ⁄ Historia de la JMJ

Historia de la JMJ

Todo empezó con un encuentro impulsado por el Papa Juan Pablo II en 1984. Fue un encuentro de amor, anhelado por Dios y acogido por los jóvenes. Voces que necesitaban ser oídas y corazones abiertos para recibirlos. La Jornada Mundial de la Juventud JMJ, como fue denominada a partir de 1985, continúa mostrando al mundo testimonios de una FE viva, transformadora, mostrando el rostro de Cristo en cada Joven. Cerca de 300 mil jóvenes estuvieron reunidos con el Santo Padre en la Plaza de San Pedro, en el año 1984, cuando El los entrego la Cruz Peregrina de la Jornada.

Y así los encuentros siguieron en: Roma (1986 – Diocesana), Buenos Aires (Argentina – 1987), Santiago de Compostela (España – 1989), Czestochowa (Polonia 1991), Denver (Estados Unidos – 1993) Manila (Filipinas – 1995), Paris (Francia – 1997), Roma (Italia – 2000), Toronto (Canadá – 2002) y con Benedicto XVI en Colonia (Alemania – 2005), Sídney (Australia – 2008) y en Madrid (España – 2011).

Las Ciudades Sedes de las Jornadas ganan un colorido diferente. Son miles de nacionalidades, mezcladas e integradas. Cosas que son consideradas obstáculos, como ser la diversidad de lenguas y culturas se vuelven atractivos en una JMJ. Además del hecho de estar en otro País, con sus encantos turísticos la participación en las JMJ requiere de un cuerpo preparado para la peregrinación y un corazón puro y abierto para recibir las maravillas que Dios tiene reservado para cada uno de nosotros.

Son catequesis, testimonios, vivencias, ejemplos de amor al prójimo y a la Iglesia, festivales de música y actividades culturales. En fin, un encuentro de corazones que creen, movidos por la misma Fe, y la esperanza, que la fraternidad en la diversidad es posible.