Inicio ⁄ Jóvenes en búsqueda ⁄ De fraternidad-sororidad

Necesitamos hermanos y hermanas

Marcelino Champagnat, consciente de las carencias de la juventud y asaltado por numerosas peticiones procedentes de muchos lugares diversos, llegó a exclamar "Necesitamos hermanos". Hoy, en un nuevo contexto social y eclesial, pero con las mismas urgencias, Marcelino repetiría su deseo ampliándolo: "Necesitamos hermanos y hermanas, hombres y mujeres, religiosos, religiosas, laicos y laicas, profesores, animadores de grupo y voluntarios... que quieran vivir el proyecto de la fraternidad". Este imperativo de Marcelino recoge las palabras de Jesús: "La mies es mucha y los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la mies, para que envíe operarios" (Tomado del portal www.champagnat.org)

Visitar blog